Cuidado de la Piel

Hay quien nace con la suerte de tener un buen cutis, pero si este no se trata con los debidos cuidados, puede lucir opaco y marchito, y hasta puedes aparentar más años de los que tienes. Conoce los hábitos de belleza que nunca debes abandonar si deseas conservar un cutis suave y terso.

Para que un cutis luzca lozano la limpieza es indispensable. La piel debe limpiarse dos veces al día, en la mañana, para quitar los residuos de cremas de la noche anterior, y en la noche, para remover maquillaje, sudor y grasa adquirida durante el día. Las limpiadoras vienen en barras sólidas, gelatinas, espumas y leches de acuerdo a tu tipo de piel.

El tónico

Tónicos, refrescantes y astringentes, cada producto para auxiliar cada necesidad de tu piel. Los refrescantes llegan a donde las limpiadoras no lo hacen, removiendo cada residuo de tu piel que no se haya removido con la limpieza. ¿Su importancia? Evita que se abran los poros y permite que la piel respire mejor.

La exfoliación

Los abrasivos o «scrubs» te ayudan a remover las capas de piel renovándola por piel nueva. Puedes exfoliar tu piel una vez a la semana si tu piel es normal, combinada o grasosa. No es recomendable hacerlo frecuentemente en las pieles secas, porque puede agravar la resequedad, ni en las acneicas, porque se puede lastimar la piel.

La mascarilla

La mascarilla es la limpieza profunda que puedes hacer desde tu casa semanalmente. La mascarilla limpia más allá del jabón, ayuda a que los poros no se abran, hidrata, regula la grasa y reafirma la piel, según la mascarilla que uses de acuerdo a tu tipo de piel y necesidades.

El humectante

El humectante es el último paso en la limpieza del cutis. Te ayuda a recobrar la humedad perdida en el momento de la limpieza, hidrata, reafirma y te protege de las inclemencias del medio ambiente. Procura usar las fórmulas que incluyen protector solar. No olvides que también es importante hidratar la piel en las noches.

El área más delicada

Los ojos, por ser el área más delicada de la cara, requieren atención especial. Desde la desmaquilladora hasta el humectante, ya que si usas en los ojos una limpiadora o un humectante para cutis combinado o grasoso, le estarás restando humedad o al menos no le provees la que necesitan.